domingo, 4 de mayo de 2014

Mi refugio antiaéreo. Por Ío Wuerich.



En mi vida hay una persona a la que quito espacio en su cama. Y no sólo espacio, sino también sábanas, mantas, ropa, calzoncillos. Le quito tiempo, le muerdo las rodillas, le hago enfrentarse a mi (descomunal) orgullo y pelear a muerte sin mayor motivo. Él tiene que aguantar mis chistes malos, mis conflictos, mis comentarios airados contra el televisor, mi inteligencia y mi estupidez; como yo los suyos. Y ambos tenemos en mente aguantarnos durante muchos, muchos años más.

Al final he hecho lo que no quería y he escrito sólo una estupidez más sobre el amor, algo que cualquiera con media neurona activa podría expresar sin tener que pensar tanto como he hecho yo. La palabra escrita no es mi punto fuerte, qué le vamos a hacer.

2 comentarios: